Videoporteros: seguridad en tu edificio

05/03/2019

Los videoporteros y porteros automáticos han evolucionado mucho a lo largo del tiempo. Desde aquella persona que atendía físicamente al visitante, hasta los videoporteros IP que permiten conectar con servicios de domótica. Gracias a la tecnología pasamos de un simple telefonillo con el que sólo escuchábamos, a poder comunicarnos a través de una cámara y ver lo que tenemos alrededor de nuestros hogares y oficinas.

Uno de los aspectos que genera una gran ventaja y que sin duda es la más importante es la seguridad que aporta un videoportero. El monitor nos da un control total de lo que está sucediendo en nuestro entorno, podemos accionar la telecámara de la placa de calle desde el interior de la vivienda, sin la necesidad que haya alguien llamando. Es decir, si escuchamos un ruido extraño o simplemente queremos mirar lo que pasa fuera a cualquier hora, es posible. Además, algunos videoporteros nos ofrecen la opción de poder conectar cámaras complementarias y así poder vigilar otros puntos de nuestra vivienda, como por ejemplo el garaje.

Por otro lado, la comunicación para el receptor se enriquece, al poder ver a nuestro interlocutor de manera física. De esta manera, obtenemos más información en nuestra comunicación que la mera verbal.

En el mercado podemos encontrar numerosos modelos de videoporteros, con muchas características, tamaños y precios. La primera diferencia que detectamos es la que hay entre aquellos videoporteros que solo transmiten la imagen en directo, y aquellos que, además, pueden grabar la imagen que estamos viendo. Existen modelos con imagen en blanco y negro, a color y con grabación en calidad HD, e incluso con visión nocturna. Actualmente muchos videoporteros permiten instalar varios monitores dentro de la casa, algo muy útil para viviendas grandes y con varias plantas. Con algunos modelos, hasta se pueden usar monitores inalámbricos portátiles. A la hora de instalar portero automático, también podremos optar entre una placa de calle de empotrar o de superficie.

Existen 3 tipos de sistemas de portero electrónico: convencional, simplificado y digital. Se diferencian entre sí, principalmente, por el número de hilos necesarios en cada sistema y las prestaciones que ofrecen.

El videoportero habla de la calidad del edificio.

Las viviendas construidas hace años obtienen un elemento de revalorización y un aumento en la calidad de vida de sus vecinos. Tener un videoporterto de última generación transmite una mejor imagen respecto a la calidad del edificio. Las placas de porteros automáticos son de las primeras cosas que se ven antes de entrar en una vivienda o negocio. Por eso, es importante mantener una imagen adecuada acorde con el resto del edificio y, si es posible, aumentar el nivel de seguridad gracias al videoportero. Hoy en día existe una amplia variedad de diseños que permiten la máxima integración estética en todo tipo de instalaciones, adaptándose a los diferentes entornos y proporcionando la mejor imagen junto con un diseño elegante. Invertir en los aspectos visibles de la construcción es invertir en una imagen de calidad.

En Berdin Grupo trabajamos con las principales marcas del mercado y disponemos de técnicos especializados en diseñar la mejor solución técnica para sus instalaciones. Berdin Grupo lleva más de 20 años suministrando porteros y videoporteros pioneros en el mercado y diseñados para cualquier aplicación.