Soluciones para purificar el aire

08/06/2020

unknown person sitting on blue couch

 

Está demostrada la relación entre calidad de aire con factores como la salud, la productividad y la confortabilidad de las personas. Una mala calidad de aire favorece la trasmisión de enfermedades. Es prioritario mantener una calidad óptima del aire interior, y por ello, disponer de equipos y sistemas que purifiquen el aire.

Una solución para locales cerrados que no disponen de un adecuado sistema de ventilación serían los equipos autónomos purificadores de aire. Estos equipos cuentan con un sistema de filtrado de varios niveles que, con una apropiada combinación de elementos activos filtrantes, limpian de contaminantes el aire del lugar donde se encuentran. Estos sistemas generan una recirculación con diferentes caudales (m3/h), dependiendo de la superficie a tratar, y limpiando constantemente el aire interior de la sala cerrada.

Los lugares típicos de uso de estos equipos serían oficinas, comercios, salas de reuniones, guarderías, hoteles, hospitales, residencias de ancianos, salas de exposición, laboratorios….

Los diferentes tipos de filtros con los que se pueden componer un equipo son:

  • Filtro F7/EN779, se utiliza para un primer prefiltrado de partículas grandes como polvo y otras partículas en suspensión (PM10).
  • Filtros HEPA de diferentes clases:
    Clase E10: retención > 85%. Pasan 15.000 de cada 100.000 partículas
    Clase E11: retención > 95%. Pasan 5.000 de cada 100.000 partículas
    Clase E12: retención > 99,5%. Pasan 500 de cada 100.000 partículas
    Clase H13: retención > 99,95%. Pasan 50 de cada 100.000 partículas
    Clase H14: retención > 99,995%. Pasan 15 de cada 100.000 partículas
  • Filtros de carbón activo, fabricado con un tipo de carbón poroso que retiene de manera eficaz los compuestos orgánicos presentes en gases y líquidos, extremadamente eficientes en los procesos de absorción, puesto que los contaminantes que se encuentran en estado gaseoso tienen un diámetro molecular menor a los 2 nm, eficiente también contra los malos olores.
  • Filtros VOC, filtro para compuestos orgánicos volátiles y malos olores se trata de compuestos que contienen carbono y otros elementos químicos como el hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, cloro, azufre, etc. y que a temperatura ambiente son gaseosos, especial para filtraje de Formaldehído, Etileno, CO, SO2, NOX, VOC.
  • Cámara germicida, bajo demanda ciertas unidades de purificación pueden integrar una cámara germicida, construida a base de lámparas UV gama “C” en un espectro de 256nm, amplitud de onda indicada para inactivar gran variedad de microorganismos absorbiendo energía de longitud de onda corta a través del ADN y ARN.

 

 

Si el espacio dispone de una ventilación forzada que permita la recirculación de aire, la solución sería realizar colocar sistemas que permitan incorporar filtros. De esta manera, se impide la entrada de partículas procedentes del ambiente externo (polvo, polen, partículas finas PM10, PM2.5 y PM1), garantizando la protección y el confort de los ocupantes.

En el caso de instalaciones ubicadas en zonas urbanas con un elevado nivel de polución, las etapas de filtrado también incluirán procesos de eliminación de contaminantes gaseosos.